Foto:SVG
"Vivir sin leer es peligroso, porque obliga a conformarse con la vida"
Michel Houellebecq




domingo, 25 de julio de 2021

#poesíasoloenfinde/4

(de la Academia Mexicana de la Lengua)
(1904 - 1974)


Cordelia Urueta - Pintora de luna



En las catorce redes del soneto

En las catorce redes del soneto
año tras año, penas y alegrías
urdí, con hilo tenue de los días,
a su apagado sístole sujeto.

A gotas decantado su secreto
en arcas encerráronse vacías
esperanzas, anhelos, cobardías
—signo precario, mínimo amuleto.

Clama el Invierno con sus voces frías
a las puertas del mundo en que vegeto
palabras erigidas en vigías.

Haga mi corazón mutis discreto
y vuelva al mar tristezas y porfías
en las catorce redes del soneto.

                                               (Año Nuevo de 1968)


Antonio Flores - Siete vidas

sábado, 24 de julio de 2021

#poesíasoloenfinde/3


(1898-1936)

Francisco de Goya, La Tauromaquia  
 "La desgraciada muerte de Pepe Hillo en la plaza de Madrid"
Museo del Grabado de Goya - Fuendetodos



LLANTO POR IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS (1935)
                    II
      La sangre derramada


   ¡Que no quiero verla!

   Dile a la luna que venga,
que no quiero ver la sangre
de Ignacio sobre la arena.

   ¡Que no quiero verla!

   La luna de par en par.
Caballo de nubes quietas,
y la plaza gris del sueño
con sauces en las barreras.

   ¡Que no quiero verla!
Que mi recuerdo se quema.
¡Avisad a los jazmines
con su blancura pequeña!

   ¡Que no quiero verla!

   La vaca del viejo mundo
pasaba su triste lengua
sobre un hocico de sangres
derramadas en la arena,
y los toros de Guisando,
casi muerte y casi piedra,
mugieron como dos siglos
hartos de pisar la tierra.
No.
¡Que no quiero verla!

   Por las gradas sube Ignacio
con toda su muerte a cuestas.
Buscaba el amanecer,
y el amanecer no era.
Busca su perfil seguro,
y el sueño lo desorienta.
Buscaba su hermoso cuerpo
y encontró su sangre abierta.
¡No me digáis que la vea!
No quiero sentir el chorro
cada vez con menos fuerza;
ese chorro que ilumina
los tendidos y se vuelca
sobre la pana y el cuero
de muchedumbre sedienta.
¡Quién me grita que me asome!
¡No me digáis que la vea!

   No se cerraron sus ojos
cuando vio los cuernos cerca,
pero las madres terribles
levantaron la cabeza.
Y a través de las ganaderías,
hubo un aire de voces secretas
que gritaban a toros celestes,
mayorales de pálida niebla.
No hubo príncipe en Sevilla
que comparársele pueda,
ni espada como su espada
ni corazón tan de veras.
Como un río de leones
su maravillosa fuerza,
y como un torso de mármol
su dibujada prudencia.
Aire de Roma andaluza
le doraba la cabeza
donde su risa era un nardo
de sal y de inteligencia.
¡Qué gran torero en la plaza!
¡Qué gran serrano en la sierra!
¡Qué blando con las espigas!
¡Qué duro con las espuelas!
¡Qué tierno con el rocío!
¡Qué deslumbrante en la feria!
¡Qué tremendo con las últimas
banderillas de tiniebla!

   Pero ya duerme sin fin.
Ya los musgos y la hierba
abren con dedos seguros
la flor de su calavera.
Y su sangre ya viene cantando:
cantando por marismas y praderas,
resbalando por cuernos ateridos,
vacilando sin alma por la niebla,
tropezando con miles de pezuñas
como una larga, oscura, triste lengua,
para formar un charco de agonía
junto al Guadalquivir de las estrellas.
¡Oh blanco muro de España!
¡Oh negro toro de pena!
¡Oh sangre dura de Ignacio!
¡Oh ruiseñor de sus venas!
No.
¡Que no quiero verla!
Que no hay cáliz que la contenga,
que no hay golondrinas que se la beban,
no hay escarcha de luz que la enfríe,
no hay canto ni diluvio de azucenas,
no hay cristal que la cubra de plata.
No.
¡¡Yo no quiero verla!!



Maurice Ravel - Bolero
Ballet Nacional de España - Coreografía: Rafael Aguilar

domingo, 18 de julio de 2021

#poesíasoloenfinde⁄2

Premio de la Crítica 2019 por Matria
 Accésit en el Premio Adonáis 2005 por  Diario de un destello



Joan Miró - Cifras y constelaciones enamorados de una mujer, 1941
Instituto de Arte de Chicago




LA LOCA MÁS CUERDA

¿Quién es el ser humano más libre de la Tierra?
¿Quién es capaz de nacer más de una vez?
¿Quién habla con los árboles? ¿Quién llueve?
¿Quién viaja hasta el umbral de otra galaxia?
¿Quién comparte las aguas con las ninfas?
¿Quién ambiciona un tiempo sin subordinación?
¿Quién traspasa un espejo? ¿Quién es el espejo?
¿Quién brinda con Ulises en el puerto de Ítaca?
¿Quién sobrevive ileso a una tormenta dentro del corazón?
¿Quién desposa al destino? ¿Quién corteja a la muerte?
¿Quién emprende una gesta aun a sabiendas de una derrota cierta?
¿Quién para con su mano los relámpagos de un dios?
¿Quién sueña con androides que soñaban con ovejas eléctricas?
¿Quién ha visto su alma? ¿Quién vence a los molinos?
¿Quién tiene largos trenes recorriendo la estepa de sus venas?

¿Con quién es comparable la belleza del fuego?
¿A quién le pertenece lo que no es de nadie?
¿Por quién siguen doblando las campanas?

¿Quién puede competir con la imaginación?

                                    (De Matria.  Ed.Visor Libros, 2018)



John Lennon and The Plastic Ono Band - Imagine

sábado, 17 de julio de 2021

#poesíasoloenfinde/1


(1911-1979)


Edvard Munch - Separación (1896)
Museo Munch de Oslo


Un arte

El arte de perder se domina fácilmente;
tantas cosas parecen decididas a extraviarse
que su pérdida no es ningún desastre.

Pierde algo cada día. Acepta la angustia
de las llaves perdidas, de las horas derrochadas en vano.
El arte de perder se domina fácilmente.

Después entrénate en perder más lejos, en perder más rápido:
lugares y nombres, los sitios a los que pensabas viajar.
Ninguna de esas pérdidas ocasionará el desastre.

Perdí el reloj de mi madre. Y mira, se me fue
la última o la penúltima de mis tres casas amadas.
El arte de perder se domina fácilmente.

Perdí dos ciudades, dos hermosas ciudades. Y aun más:
algunos reinos que tenía, dos ríos, un continente.
Los extraño, pero no fue un desastre.

Incluso al perderte (la voz bromista, el gesto
que amo) no habré mentido. Es indudable
que el arte de perder se domina fácilmente,
así parezca (¡escríbelo!) un desastre.



Dúo Dinámico - Te perdí

viernes, 16 de julio de 2021

#poesíasiempre/113

JOSÉ LUIS FRASINETTI
General Belgrano, Buenos Aires, 1972


Louise Bourgeois - Maman (1999)
Museo Guggenheim, Bilbao




"Un nuevo marco para Las Hilanderas" 
Museo Nacional del Prado


Aracné


digo que es aracné la vejez de las sombras
                                  un perfume de telas deszurcidas
                                                        para no amar la luna del poema
                en el borde del éxtasis marchito
                                      de una araña que cose unos retoños
                                      de una araña que teje
el lienzo siempre gris de los recuerdos

la tarde ya está muerta

digo que es aracné la vejez del silencio entre el silencio
                                  frente a la noche en flor
¿no es que canta la sombra entre las sombras?
¿no es que ya nadie vuelve al lienzo oscuro
al concéntrico mundo de otra quebrada tela de aracné?

la danza de los puntos de la seda
                nunca será el no tiempo
                nunca será la urdimbre de los días
                                                          porque la música convoca al caos
y una rosa al final del laberinto dice no ser la rosa

digo que es aracné la vejez de las sombras
                                  unas patas que bordan simetrías
en el templo de seda de la noche
                                              la noche que está muerta
un perfume a silencio que se quiebra
                                        mientras vibra la gota de rocío
y es la inocencia en danzas de aracné
mientras nadie retorna del ayer en penumbra
mientras giran los hilos más allá de otro centro
                            ahora que todo gira entre recuerdos
y alguien dice el poema que callamos


Poema publicado el 01 de Febrero de 2016
 http://www.poemaspoetas.com/jose-luis-frasinetti



Teresa Berganza - La tarántula ( De la zarzuela La tempranica)

jueves, 15 de julio de 2021

#poesíasiempre/112




Velázquez - Vista del jardín de Villa Médicis
Museo del Prado



                       XLII 


  Cuando me lo contaron sentí el frío
de una hoja de acero en las entrañas;
me apoyé contra el muro, y un instante
la conciencia perdí de donde estaba.

   Cayó sobre mi espíritu la noche;
en ira y en piedad se anegó el alma...
¡y entonces comprendí por qué se llora,
y entonces comprendí por qué se mata!

   Pasó la nube de dolor... Con pena
logré balbucear breves palabras...
¿Quién me dio la noticia?... Un fiel amigo...
¡Me hacía un gran favor!... Le di las gracias.


Albert Hammond - Échame a mi la culpa

miércoles, 14 de julio de 2021

#poesíasiempre/111

JESÚS MONTIEL
Granada, 1984
Premio Alegría del Ayuntamiento de Santander, 2013 


Goya - La familia de Carlos IV (1800)
Museo Nacional del Prado- Madrid



METAMORFOSIS

                                                Para Gregorio Samsa

Despierta convertido en ser humano.

                Consigue horrorizado el equilibrio
e intenta no caerse
mirándose con asco en el espejo
que informa su carnosa arquitectura.

                Su padre resplandece acharolado
sentado en un sillón frente a la tele
y Grete mientras tanto
enluce las antenas esperando a su novio.

Empuñando un spray insecticida
Gregorio se dirige hacia el salón
y luego de rociar cada escondrijo
                                        -extraña sensación la libertad-
escoba a su familia,
                                        la arroja insatisfecho a la basura.

                                                                                   (De Insectario, Ed. Rialp, 2013)



Los Sirex - Si yo tuviera una escoba